Colabore
 
Compilación de testimonios de participantes argentinos en el Acton University 2014
Fecha : 2014-08-04

Acton University es un seminario de 4 días en los que, a través de múltiples conferencias dictadas por profesionales, expertos y académicos, se estudian las ideas y los principios de la economía y de la libertad, desde una perspectiva cristiana, tomando a la dignidad humana como punto de partida.

En 2014 el evento tuvo lugar entre el martes 17 y el viernes 20 de junio, en Grand Rapids, Michigan, como todos los años. Más de 1000 personas de todo el mundo, de diferentes tradiciones religiosas y profesiones, participaron de Acton University, generando un clima multicultural,  y verdaderamente internacional, permitiendo el intercambio enriquecedor de ideas y puntos de vista sobre los principios y soluciones a los problemas que enfrentan las sociedades del siglo XXI.

Argentina alcanzó una importante presencia en este evento, contando con 26 participantes. Sobre todo, miembros de Acton Joven y de la Universidad Austral. A continuación, compartimos algunos testimonios de los participantes argentinos:

Testimonio de Gonzalo Huarte, seminarista:

“Este año, el 2014, fue la primera vez que pude ir al curso del Instituto Acton en Grand Rapids. Realmente me sorprendió para bien en muchos sentidos. Más allá de la generosidad y comodidad con la que nos invitaron y recibieron, y más allá de las charlas, que fueron muy buenas, me sorprendió por la disponibilidad y la calidez con que todos los miembros de Acton y los conferencistas se disponían a ayudar, a seguir charlas y debates, a responder preguntas, a intercambiar ideas, a seguir en el pasillo o en alguna comida algún debate, etc. Había un real deseo de transmitir algo que se considera un valor. Y en esa transmisión había, además de un profundo contenido teórico, un respeto y una libertad que permitían un verdadero clima de diálogo. Esto se contagió en los que participábamos y generó que sea un constante debate de ideas y opiniones muy rico.

Creo que lo más valioso del curso es la idea de que una economía, una política, una sociedad en general, sólo puede alcanzar su fin verdadero con profundos valores humanos y, en especial, cristianos. Y no sólo que es lo mejor teóricamente, sin que es posible transitar un camino que lleve a ese fin. Sabemos que el paraíso no se va a dar plenamente acá en la tierra y que el pecado siempre va a estar presente, pero con la ayuda de Dios, podemos ir haciendo presente el Reino de Dios en la tierra.

Como seminarista estoy en el equipo de Pastoral Universitaria y este curso nos sirve mucho para saber hacia dónde tenemos que caminar y cuáles son los principios (antropológicos, éticos, religiosos y también económicos y políticos) que tenemos que tener presentes a la hora de hacer proyectos, pensar ideas o simplemente hacer nuestro trabajo diario que muchas veces implica a otras personas.

Las conferencias que me parecieron más importantes son las siguientes:

-       Poverty in the developing World- Miller

-       The Church and Modern Civilization- Foster

-       Benedict XVI and the Crisis of Europe- Gregg

La de Miller porque nos ayuda a tomar consciencia de lo que es realmente la verdadera ayuda y lo que genera el asistencialismo cuando se transforma en algo estable en la economía.

La de Foster nos permite ver cómo llegamos a la situación actual, cuales son las distintas influencias que explican el mundo en que vivimos. También da algunas líneas de hacia dónde tenemos que buscar la salida: no hacia el pasado sino, recogiendo lo valioso de lo actual y mirando el pasado, hacia algo nuevo que incluya lo bueno de uno y otro.

La de Gregg, junto con la introductoria sobre la Antropología cristiana, me parece muy valiosa porque analiza la crisis económica actual, especialmente europea. Muestra cómo en el fondo las causas están en una crisis humana y de valores (la verdad, la persona humana, la familia, etc.), por olvidarse que la economía, la política, la sociedad, etc., están al servicio del hombre.

Muchas gracias”.

 

Parte del Testimonio de Luis Montesano, abogado y seminarista:

“(…) Durante las sesiones se habló mucho de freedom, y por momentos tuve la sensación de que ese concepto, que literalmente significa “libertad”, era entendido como sinónimo de libertad absoluta. No obstante, a medida que avanzaban las conferencias pude ver que ese principio era matizado con la idea de virtue (virtud), de responsabilidad, y cuando se trata de la intervención estatal, con una aplicación clásica del principio de subsidiariedad. Así comprendida, la libertad, freedom, se convierte en una herramienta indispensable para un auténtico desarrollo humano integral, para que cada miembro de la sociedad pueda alcanzar su fin último”,

 

Testimonio de Diego Proietti, abogado:

“Este año fue la primera vez que asistí a Acton University, seminario que me habían recomendado el año pasado pero que, lamentablemente, no pude asistir porque ya había pasado el deadline para aplicar.

Al llegar, me impresionó muchísimo el nivel, el profesionalismo y el respeto con el que estaba organizado el seminario. Desde un primer momento todo el staff me hizo sentir como si estuviera en casa, en un ambiente ameno y con animosidad de que nos vayamos de Acton University sabiendo algo más acerca de la libertad religiosa y económica que no supiéramos anteriormente.

Las clases a las que asistí fueron superlativas. Con la puntualidad del "Acton Standard Time". Los expositores comenzaban haciendo una clase de 45 minutos en donde se explayaban sobre el tema que los convocaba, para luego acceder a lo que para mí era lo más interesante de las clases, esto es, las preguntas y respuestas. Al finalizar las mismas, explotaba la sala de aplausos por la calidad de cada clase.

También me parecieron sumamente interesantes las charlas que se daban al momento del almuerzo y de la cena, siempre versaba sobre algún tópico profundo y con fuertes consecuencias sobre la vida cotidiana. Era otro modo de ver las cosas, de explorar el mundo y de tomar decisiones en cuanto a los valores que orientan una sociedad más justa y virtuosa.

Me llevo lo mejor de Acton University, una organización dispuesta a instar a cambiar el chip que cada uno lleva dentro, a pensar desde y con la razón, y saber que desde la razón podemos alcanzar una sociedad enteramente libre.

La conferencia que más me impactó fue una que se llamaba Adam Smith, Markets and Morality. La razón por la cual me llamó particularmente la atención es porque daba una mirada no muy conocida sobre Smith, capitalism and Morality. De vez en cuando se leen muchos papers y artículos que hablan acerca de la economía como ciencia neutral, y a menudo se traslada esa cuestión también al área de Law and Economics (donde no importa la distribución, pero sí la eficiencia). Entender que es clave el aspecto moral dentro del mercado es un paso muy importante para llevar a cabo políticas viables, y de esta forma afianzar la idea de sociedad libre pero no moralmente en "caida libre".”

 

Testimonio de Luciano Laise, abogado y profesor.

“Este año fui por primera vez a Acton University. La experiencia fue sumamente enriquecedora. A nivel humano, me ha permitido conocer a personas de diferentes continentes del planeta, de distintas religiones, con quienes compartíamos la intención de profundizar lo que significa e implica, práctica y teóricamente, defender la idea de una sociedad libre y virtuosa. Para aprovechar al máximo esto último, sugiero aceptar un consejo que me dieron: procura compartir comidas no siempre con los conocidos de tu país.  Así, en efecto, es posible experimentar al máximo la camaradería de Acton University.

Desde una perspectiva académica, el nivel de los disertantes ha sido muy bueno. En especial, debo destacar las excelentes conferencias de Sam Gregg y jerry Budziszewski. Este último dio una excelente clase sobre cómo hablar de derecho natural en contextos seculares. Por todo ello, Acton University (2014) ha sido un gran hito en mis primeros pasos hacia la defensa teórica de una sociedad libre y virtuosa.

            En un nivel formativo-educativo, las conferencias han sido muy estimulantes. Algunas de ellas eran introductorias, quizá elementales, destinadas a quienes participábamos por primera vez de Acton University. El balance personal de dichas conferencias es muy positivo. Si bien aprendí algunas pocas cuestiones nuevas, pude aclarar muchas otras cosas que ya sabía o creía conocer bien. En efecto, como profesor debo destacar que no es sencillo condensar correctamente en 45 minutos temas que bien podrían merecer toda una vida de estudio (p.e. “antropología cristiana”, “Los fundamentos bíblicos de la libertad). Esto último solo es posible cuando se maneja con solvencia y rigurosidad un tema. Mi primer maestro me decía “si puedes explicarlo con claridad, es porque has comprendido el tema”. En contraste, cuando uno tiene ideas desordenadas sobre un tema es porque, en realidad, se conoce apenas superficialmente el asunto. En tal sentido, el poder de síntesis de los profesores que dieron dichas clases introductorias, me ha permitido ordenar y clarificar cuestiones sobre la cuales he estudiado pero que nunca tuve oportunidad de organizar esquemáticamente. Esto último me resultará de suma utilidad para dialogar con quienes desconocen la tradición cristiana y su relación con conceptos tales como libertad, economía, gobierno y virtud.           

            Las clases más reducidas; esto es, aquellas clases no introductorias, han sido una buen oportunidad para  interactuar de modo más directo con especialistas vinculados al Acton Institute. En dichas clases resulta sencillo poder dialogar con los profesores sobre cuestiones más específicas. Esto me ha permitido refinar planteamientos teóricos en los cuales vengo trabajando. Por lo tanto, me permito sugerir que las conferencias reducidas resultan especialmente significativas para la formación de jóvenes profesores universitarios.

            También quisiera mencionar que la oferta de seminarios, clases y conferencias es ciertamente amplia y, por ende, cubre una amplia gama de intereses. Creo que la mejor forma de aprovechar un evento como Acton University es asistir a conferencias sobre temas que interesan a uno pero que no se maneja en detalle.  En estos últimos temas, el impacto de Acton University en mi formación es altamente significativo y quizá, precisamente, el fuerte de Acton University sea precisamente ese: fortalecer los conocimientos en temas que no ha estudiado en profundidad. 

            Considero que Acton University 2014 me ha apoyado significativamente en mis primeros pasaos para ofrecer a mi aporte para la construcción de las bases conceptuales fundamentales para desarrollar una sociedad libre y, al mismo tiempo, virtuosa. En cuatro días, he podido conocer mejor lo qué significa una economía de mercado libre y cómo —y en qué medida— esto último podría contribuir al desarrollo humano integral. También pude ponerme al corriente de cuáles son los desafíos actuales para lograr articular la libertad con el desarrollo de ciudadanos virtuosos. En tal sentido, me han resultado especialmente interesantes aquellas conferencias sobre teorías de la educación basadas en el desarrollo de la libertad personal y, a la vez, el perfeccionamiento de las virtudes morales.

             Además, y esto no es menor, la posibilidad de viajar a Estados Unidos me ha permitido adquirir una serie de bibliografía especializada inaccesible en Argentina; ya sea porque los costos son altísimos o bien porque, lisa y llanamente, se trata de libros que no están disponibles de ningún modo en las librerías locales.

            En cuanto a la conferencia que me pareció más relevante, o que más me impactó, desde una perspectiva más personal, debo destacar las dos conferencias de Dr. J. Budziszewski: “Foundations of Natural Law” and “How to Talk about Natural Law?” Si bien la primera fue una excelente síntesis de los fundamentos básicos o tesis fundamentales de la tradición clásica del derecho natural, altamente recomendable para quienes desconocen en qué consiste el derecho natural; debo destacar especialmente aquella en la cual brindó una serie de directrices para “hablar de derecho natural”.

            Esta última ponencia, y su amplia experiencia como profesor, impactó significativamente en mi formación como profesor universitario de teoría y filosofía del derecho. He asumido para mi vida académica las siguientes sugerencias del profesor de Texas: una pregunta honesta requiere una respuesta; una objeción honesta requiere una solución y una “cortina de humo”, exige que uno sea capaz de dispersar el humo. Existen algunos otros consejos interesantes que Budziszewski ha ofrecido y, además, me han resultado especialmente interesantes cómo justificaba dichas sugerencias”.

 

Testimonio Christian Wechsler, sacerdote

“Encontré en AU aquello que leí alguna vez en un autor que es mi referente intelectual como sacerdote;  Card. John Henry Newman "Desearía un laicado no arrogante, ni precipitado en su hablar, ni amigo de disputas, sino hombres y mujeres que conocen bien su religión, que entran en ella, que saben su posición, que saben lo que creen y lo que no necesitan creer, que conocen su Credo y pueden dar razón de él, que saben suficiente historia para poder defenderlo. (...) En todo tiempo, los laicos han sido la medida del espíritu católico. Ellos salvaron la Iglesia de Irlanda hace tres siglos, y la traicionaron en Inglaterra" (Prepos., 390-391).

 Esto es exactamente lo que percibí: si bien no se puede sacar una conclusión general de casos particulares; a través de las conferencias, de los encuentros informales durante los almuerzos, cenas o pasillos, pude ver mujeres y hombres formados, con espíritu eclesial manifestado en un compromiso activo, creyente e inquieto por la realidad eclesial y con una postura siempre propositiva acerca de la realidad social”.

Pie de página