Colabore
 
Testimonio de la Experiencia Acton University 2013
Fecha : 2013-08-06

 

Conocí el Instituto Acton por unos amigos de la facultad. El año pasado, mientras uno de ellos asistía a la conferencia Acton University, recuerdo haberle mandado un mensaje diciendo: “¿Y? ¿Cómo viene eso?” A lo que él contestó: “No entiendo qué hacés que no estás acá.” Tenía razón: hoy, después de haber vuelto de Acton University 2013, no entiendo por qué no estuve ahí también en 2012.

Acton University fue una experiencia inigualable que todavía estoy procesando y elaborando. Cuando la gente me pregunta cómo me fue en el seminario, lo primero que me sale responder es: “Fue espectacular”. Es que verdaderamente lo fue, desde todo punto de vista. En primer lugar, por las ideas desarrolladas y defendidas. Ideas novedosas, ideas que no abundan en mi país, ideas que permiten iluminar la realidad desde otro ángulo, ideas que llaman al compromiso y mueven a la acción.

En segundo lugar, Acton fue “espectacular” por el gran nivel académico de todas las exposiciones a las que asistí. La claridad en la expresión de pensamientos y la agudeza en el análisis de la realidad fueron admirables. Pero más allá de eso, también quiero resaltar la pasión que transmitían todos los expositores. Escucharlos me recordó que es posible pensar en un mundo más justo y con más igualdad de oportunidades y que todavía hay mucho que se puede hacer por la Argentina.

Por otro lado, Acton University fue una experiencia altamente enriquecedora en el contacto con personas de todas partes del mundo. Compartir un almuerzo con una colombiana, una cena con un estadounidense, los recreos con un español y un grupo de venezolanos, una charla con un nigeriano y un par de polacos… es invaluable. Hubo muchos momentos en los que pude intercambiar pensamientos y opiniones; conocí un poco más de otras culturas y problemas sociales de otros países. Pero lo que más me sorprendió de todas las personas con las que hablé fue su enorme amabilidad y respeto, la atención con la que escuchaban, el interés por lo que yo contaba y, principalmente, sus buenas intenciones en la búsqueda de soluciones a los diversos problemas sociales combinadas con una profunda honestidad intelectual para entender nuestro mundo.

Y hablando de compartir con otros, nada mejor que haber estado estos días con más de veinte argentinos. En el diálogo con ellos pude ver otras perspectivas, debatir sobre la realidad de nuestro país a la luz de las exposiciones y, sobre todo, aprender.

Por último, quiero destacar la organización general de Acton University. Todos parecían estar dispuestos a ayudar y resolver cualquier inconveniente.

Doy gracias por haber tenido la posibilidad de asistir a esta conferencia, que seguramente dará sus frutos. Por ahora solo puedo decir que haber estado esta semana en Grand Rapids con toda esta gente fue principalmente motivador: para pensar, para reflexionar, para proyectar. Ojalá pueda, desde mi trabajo cotidiano, poner en práctica al menos algo de todo lo aprendido en Acton University 2013.

 

Lucila Coll

Pie de página