Libros Recomendados
 


Edición Online

 
· ¿Qué es una empresa y quién es un empresario?, por Rafael Termes

La verdad como fundamento de la libertad

En nuestros días, existe una tentación de divorciar la libertad de la verdad. Toda afirmación de verdad, especialmente en el reino de la moralidad es objeto de acusación de tendencias tiránicas e imposiciones injustas.

Muchos han convenido en que el corazón de los problemas sociales del Occidente es un problema moral. La corrección a esta decadencia moral sólo puede encontrarse en la voluntad de asumir el realismo una vez más, un realismo sobre el mundo, sobre Dios y sobre nosotros mismos. Implícita en este realismo está una apertura hacia la verdad y la verdad significa la correspondencia correcta entre nuestros juicios sobre la realidad y la realidad misma.

Sólo mediante la unión de la verdad y la libertad y el ejercicio del valor para ejercer nuestra libertad en relación con la verdad, las vidas individuales se reordenarán y se restaurará la sociedad.


El mandato moral de la libertad

“El Profesor Rocco Buttiglione señala que la encíclica Centesimus Annus destaca el comienzo de una “primavera en la doctrina social cristiana” por reconocer la importancia de la libertad económica. Ésta no es sólo importante como algo práctico: es además una obligación moral. Los mercados libres tienen éxito porque permiten la interacción adecuada del capital humano (creatividad, inteligencia y virtud) con el capital natural (tierra, recursos naturales y maquinarias). El aprovechamiento de ambos tipos de capital resulta naturalmente en un mercado libre, el cual, desarrollándose dentro de un marco moral y jurídico debidamente establecido, resulta el medio más humano y eficaz para alcanzar necesidades humanas básicas. Además de producir riqueza de manera eficiente, el mercado libre es, también, el sistema económico más humano posible, ya que respeta la libertad y la dignidad humana. Una economía digna del hombre sólo puede alcanzarse cuando las estructuras económicas otorgan a hombres y mujeres caminos para el ejercicio de su libertad en relación con la verdad de su ser”.


Hacia una sociedad libre y virtuosa

“Hoy día, tanto la libertad como la virtud están amenazadas. El Gobierno retiene y gasta casi la mitad del ingreso de una nación. Las regulaciones extienden el poder del Estado a todos los ámbitos de la vida de la gente. Cada vez más decisiones personales importantes están sujetas a algunos funcionarios públicos. Parecería también que la virtud está perdiendo terreno día a día. La caída de la moralidad es evidente en toda la sociedad norteamericana.” “Sin embargo, sería erróneo suponer que se debe sacrificar uno en aras del otro. Más bien, la libertad y la moralidad son complementarias. Es decir, la libertad —el derecho de ejercer la elección, libre de la regulación coercitiva del estado— es una condición previa para la virtud. Y la virtud es necesaria para la supervivencia de la libertad. Cualquiera que esté interesado en construir una sociedad buena desea vivir en una comunidad que aprecie ambos valores. Como el Padre Robert A. Sirico señala, “a toda persona en su sano juicio, el sentido común le dice que una sociedad libre y virtuosa es el lugar donde él o ella desearían vivir.”


Una Teoría de la Corrupción: La Teología y la Economía del Pecado

No hay mayor flagelo que afecte el correcto funcionamiento de cualquier sistema económico que la corrupción. Trágicamente, la corrupción es perversa en países en vías de desarrollo. Con frecuencia se la encuentra en situaciones en las que los funcionarios públicos demoran la publicación o el proceso de los documentos salvo que se les ofrezca una compensación monetaria. Se encuentra típicamente en ela gestión deficiente y la apropiación de presupuestos públicos en beneficio personal de los líderes políticos. La corrupción puede encontrarse también en las transacciones individuales ordinarias bajo la forma de fraude, precios extorsivos y crimen organizado. Los efectos de la corrupción tienen también ramificaciones legales, con frecuencia socavando el Estado de Derecho. Pero fundamentalmente la corrupción se encuadra en el campo moral porque es un síntoma del pecado original que afecta el corazón de cada persona. Este trabajo ofrece un examen teológico y económico que invita a cuestionar muchos de los supuestos aceptados acríticamente sobre la corrupción.


Una Comunidad Libre y Virtuosa

Una entrevista en la que se le pregunta al co-fundador del Instituto, Robert Sirico, sobre la síntesis entre la religión y la libertad. Las preguntas y temas tratados incluyen:

· ¿Cuál es el origen de la idea de que el Estado no tiene derecho sobre el alma?
· ¿Qué se les dice a aquellos que abrazan el mensaje de la libertad pero que temen a la agenda moral y religiosa que Ud. describe aquí?
· ¿Qué peligros en particular, si existe alguno, se asocian con las nuevas tecnologías?


La Vocación Empresarial

En este ensayo, Robert Sirico recurre a la teología, filosofía e historia para delinear los contornos de lo que él denomina la vocación empresarial y su relación con el mensaje cristiano más profundo de la incomparable dignidad del hombre y la santificación del mundo a través del trabajo humano.


· Politeia, por García Venturini

· Una comunidad libre y virtuosa, por Robert Sirico

· La vocación empresarial, por Robert Sirico

 

Nuestra misión es promover una sociedad libre y virtuosa, caracterizada por la libertad de la persona a la luz de la ética cristiana.